Un mito o una realidad mal entendida

*- Hemeroteca 2002

Voy a internar exponer en pocas líneas mi opinión sobre el palomo valenciano. Quiero dejar muy claro que en ningún momento me refiero aquí a esa nueva raza de reciente creación que ha sido inscrita por la Federación en los estándares cómo buchón valenciano. Es opinión creo que muy general que el palomo valenciano es hoy poco más que un mito, en cualquier caso, que se trata de un palomo absolutamente extinguido y que consecuentemente sólo existe en el recuerdo y en algunas crónicas más o menos detalladas (casi siempre menos que más) que nos han dejado los antiguos aficionados. Considero que en lo primero que deberíamos ponernos de acuerdo es en que nos estamos refiriendo cuando hablamos de “palomo valenciano”.

A mí me parece que por “palomo valenciano’ debe entenderse un palomo bastante indefinido buchón y cuyas características, morfológicas varían de modo sensible entre distintos ejemplares. Originarios de la región de levante y que se utilizaba y utiliza en la mencionada región para cazar palomas en celo, ya sean perdidas o de otros palomares que no tienen pareja. 

 

Si más o menos estamos de acuerdo con este concepto, a mí me parece muy aventurado afirmar con absoluta rotundidad que tal palomo ya no existe. Seguro estoy de que pese a la posguerra española (con las hambruna y necesidades de índole primaria que se padecieron), pese a la posterior actuación de ciertos colombaires desaprensivo que se van cargando por sistema todo palomo que vuela por ahí distinto a los deportivos, pese al trasiego de palomos que se ha producido de levante a otras regiones españolas y fuera de nuestras fronteras, en la región valenciana han continuado y aún continúan existiendo aficionados al palomo buchón.

Personas cuyos antepasados fueron palomeros y que lógicamente siguen criando de lo suyo. Yo tengo algunos palomos con unas buenas carúnculas nasales bien desarrolladas, ojo de color rojo cereza, cabeza grande de forma redondeada, con un buen buche, aunque no exagerado, colillanos en el aire y algunos que vuelan coa la cola hacia abajo. 

 

Todos ellos han nacido en la región valenciana y de padres que también nacieron allí, son palomos que cuentan en mayor o menor medida con los tres instintos necesarios en un palomo ladrón, persecución, seducción y auto conservación. ¿Alguien podría decir que tales palomos no son realmente valencianos? En este punto quiero insistir en que yo les califico de valencianos en el sentido que antes expuse, palomo originario de la región de valencia y de padres y antepasados de esa región. buchones por su morfología y ladrones por sus instintos.

En conclusión, quiero decir, que el valenciano así entendido claro que existe, se trata de un palomo buchón carente de estándar y susceptible de ser utilizado para la aprensión de palomas en celo, definido como valenciano por la sencilla razón de ser de esa región.

Por Luis Crespo  /RC9/43/2002

*- VEAMOS UN VIDEO SOBRE EL BUCHÓN VALENCIANO 

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores