El Rafeño, palomo de cuello quebrado

*- Hemeroteca 1985

EL RAFEÑO. Palomo de cuello quebrado.
rafeñoenvuelo

Deseo dejar constancia aquí que me causan respeto las personas, aunque a veces, no se comparte la misma forma de pensar. Asimismo vendrán observando los aficionados colombicultores, a través de mis colaboraciones, que estas son unos escritos o trabajos a saltos. Inserto, como de costumbre, y para mayor compresión en este caso, un dibujo de palomo Rafeño en vuelo.

Hablaba en mi última colaboración, y en esta misma revista, de las experiencias de esta raza en vuelos cortos. Y ahora me remito a poner un ejemplo comparativo relacionado con la capacidad y diferenciado vuelo de las variedades de buchonas. Hago referencia a dos perros, ambos de caza: galgo y podenco. Este último, incluso educándose junto al galgo, jamás conseguirá la velocidad del primero, ya que no lleva en sus genes  ese carácter de velocidad, tampoco el galgo adquirirá el sentido de olfatividad de aquel, por mucho que se le adiestre en este menester. Creo saldrán ambos beneficiados, sí, pero no se igualara el uno al otro en sus respectivos caracteres innatos propios de su raza.

 

Esta diferencia genética existente entre ellos, los califica a si, el galgo de llano, el podenco, de montaña. Algo parecido ocurre con las variedades de buchonas, cada una de ellas marca su peculiaridad y capacidad de vuelo. Vuelvo concretamente al refeño, para decir someramente que es pájaro vivaracho e inteligente, de cabeza plana y angular, el cuello ligueramente arqueado. Permanece generalmente sobre las puntas de los dedos y manteniéndose en una actitud estirada, tirante y repechugada.

Finalmente, si estimamos este palomo en vuelo y situado en un plano vertical, veremos que su cuello-cabeza lo lleva metido a buche y  más bajo que el resto de su cuerpo, o sea por debajo de la horizontal. Su cola también suele llevarla un poco caída.

En este sentido, puede decirse que el rafeño es pájaro de cuello quebrado.

J.V.J.Villegas .- PD92/12/1985/17

*- VEAMOS UN VIDEO SOBRE EL BUCHÓN RAFEÑO

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores