El Campeón de mis Sueños

El Campeón de mis sueños.

El campeón de mis sueños es un buchón gaditano, es de tamaño mediano, ni grande ni chico y con buena cabeza. En cuanto a buche, ni mucho ni poco. Quiero decir que ni tiene un buche excesivo, ni esta falto de él, visto de frente dicho buche tapa el ancho del cuerpo (pecho), pero siempre dejando ver la cabeza y las patas. Es erguido y esta bien terminado de atrás (albardilla, cola y alas), con carácter arrullador, meloso, conquistador y muy volador. En realidad, mi campeón tiene mucho que ver con el estandar, pues siempre he querido un palomo lo más parecido al que refleja el patrón de la raza, aunque sólo lo consigo en sueños. Hace poco más de un año, oí el comentario de un gran criador y aficionado a esta raza, que es asi mismo una gran persona, diciendo que el Buchón Gaditano es un palomo tonto que si se para en el pretil de una azotea y se cae al solar de un vecino alli se muere. En parte estoy de acuerdo con mi compañero ya que es verdad que cada vez hay mas palomos de este tipo. Estos animales suelen tener sobrepeso y su buche es muy voluminoso y tapón, que le impide ver bien.

 

A mi parecer, esta clase de palomo no coincide con el palomo que propone el estándar, por eso digo que estoy de acuerdo en parte con aquel comentario. Sin embargo, se que tambien hay otros muchos aficionados que estan intentando criar ejemplares muy de acuerdo con el estandar. Eso yo lo alabo y con eso estoy completamente de acuerdo. Yo siempre aconsejo al que se inicia en esta raza que se haga con el estandar, que es el mejor consejo para guiarlo por buen camino. Antes de establecer el estandar, los aficionados seleccionábamos de formas muy diferente, cada uno seguía sus preferencias y gustos individuales. El estandar se creo para proporcionar la pureza de la raza y evaluar los palomos en las exposiciones. Por eso es muy importante que todos busquemos el miso palomo, sin dejarnos llevar por los gustos personales o la moda del momento, y respetando siempre el estandar que es el que marca la pauta. El palomo que conseguimos de este modo no tendrá nada de tonto ni de frágil, si no todo lo contrario. En nuestras manos esta que tipo de palomos queremos seleccionar. Yo lo tengo muy claro, me quedo con el Campeón de mis Sueños.

por_José Ruiz Peña (Utrera, Sevilla 2012).

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores