Gorguero o Jiennense

.- Hemeroteca 1998

¿Gorguero o Jiennense?

Para el aficionado poco experto puede parecerle extraño no encontrar en este apartado ningún comentario sobre el Gorguero. La realidad, reconocida por el 99% de los aficionados de España y por la propia Federación Española de Colombicultura, es que este palomo es sencillamente el jiennense. Esta raza, el jiennense, es relativamente reciente, habiendo participado en su creación antiguas razas españolas, como el propio Gorguero y el Valenciano. También influyeron, pero menos, el Quebrado Murciano y el Rafeño. Debemos tener en cuenta que las palomas buchonas españolas no tienen la perfección fenotípica de otras razas extranjeras por diferentes motivos, entre los que podríamos destacar los siguientes: – 1°) Las características propias de nuestra Buchona española, ya que mientras la inmensa mayoría de razas extranjeras son seleccionadas en su cría exclusivamente para exposición, lo que hace que sus características externas, fenotipo, estén bien conseguidas. – 2°) Las palomas buchonas españolas como, sabemos todos los criadores, deben cumplir una doble faceta, ambas importantísimas, que son la belleza y el vuelo.

 

El intentar coordinar ambas cosas, a veces lamentablemente incompatibles, ha llevado al columbicultor español durante toda su historia a cruzar palomas de diferentes razas, tratando de conseguir todas las características que hacen que nuestras palomas sean únicas en el mundo. En la actualidad, y gracias al inmenso esfuerzo de las generaciones de colurnbicultores que nos precedieron y también, justo es de reconocerlo, a los columbicultores actuales, podemos disponer de diferentes razas perfectamente homologadas y que responden magníficamente al comportamiento clásico exigible a nuestras palomas (poder de seducción, de vuelo, de conservación y de belleza, que todos los criadores deseamos para nuestros ejemplares). Estos son los pilares básicos que no deben faltar en nuestras palomas, aunque fenotípicamente no sean tan perfectas como algunas razas extranjeras. – 3°) La existencia de los estándares, que son fundamentales para el mantenimiento y perfección genética y fenotípica de nuestras palomas, son muy recientes, lo que ha dificultado una mayor uniformidad externa de las palomas buchonas españolas. – 4°) La predisposición que hemos tenido los columbicultores españoles a cruzar palomas de diferentes razas, tampoco ha beneficiado para nada la uniformidad fenotípica que mencionaba anteriormente.

 

Afortunadamente, esta práctica se realiza bastante menos que en épocas anteriores, ya que disponemos de nuestras razas homologadas y no es necesario recurrir a los mencionados cruces. 5°) Sería un error pensar que, a pesar de una pequeña diferencia fenotípica entre ejemplares de una misma raza, se diga que pertenecen a razas diferentes, lógicamente siempre que estas diferencias sean mínimas. Para finalizar, se podría considerar como muy positivo, el que este grupo de aficionados que dicen tener el Gorguero, llevaran una línea mucho más seria como podría ser el intentar recuperar esta raza partiendo de ejemplares de jiennense con características rústicas más acentuadas, que pudieran servir de base para la recuperación de esta raza. Lejos de esto, lo que se está haciendo, por parte de este grupo minoritario dentro de la columbicultura española, es comprar ejemplares a los criadores de jiennense y convertidos en Gorgueros. Creo que para tener éxito en su proyecto de gorgerización del Buchón jiennense no es necesario desprestigiar el jiennense, hoy día la más atractiva de la columbicultura española.

Manuel Tolosa Moreno / R.A. Avícola. 27/1998

*- VEAMOS UN VIDEO GORGUERO 2007

 

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores