Cómo viven las palomas de raza

Cómo viven las palomas de raza.

Aunque la casuística es diversa, muchas de estas palomas pasan la vida encerradas en sus palomares, o la mayor parte de ésta. Cuando los criadores las muestran, las manipulan constantemente, de forma nerviosa. Las sujetan por las patas y girándolas bruscamente, poniéndoles la mano en la cabeza, moviendo los dedos ante sus ojos. Las ponen boca abajo y les estiran del pico para mostrar sus buches o sus plumajes. También utilizan un puntero de madera para, dentro de la jaula, señalar sus características. También, para preparar las exhibiciones, les manipulan picos, uñas y plumajes con instrumentos como tijeras, limas o cortauñas.

 

Esto se hace para  buscar una gran diversidad de efectos estéticos (por ejemplo, eliminar plumas de un determinado color intercaladas en el color dominante). A las que tienen plumas en las patas, también se las pueden cortar en periodo de cría para evitar que dañen los huevos o los tiren accidentalmente de los nidos. Durante estas manipulaciones, pueden utilizar instrumentos inmovilizadores fabricados con ese uso específico. También se recurre a calcetines con la punta cortada y que les ponen como si fuera un jersey, para inmovilizar sus alas. Como toda cría, son objeto de comercio y compra-venta. Como todos los animales utilizados y explotados, y más en los que han de presentar unas características muy concretas, son víctimas de la permanente selección y descarte.

 

En el caso de los buchones sevillanos, los criadores alardean de la aplicación de “una selección cualitativa severa”. Así cuidan los estándares de la raza. Así se  “eliminan cada año una cantidad importante de palomos”. Y, en el caso de las palomas de escudo, que deben presentar unos dibujos muy uniformes en las alas, formados por los distintos colores del plumaje, afirman que “se descarta entre el 80 y el 90%, debido a que el diseño no es lo suficientemente bueno. De 100 palomas criadas, solamente 10 son ejemplares de exposición. De los cuales, finalmente, se pueden seleccionar uno o dos como preciosos ejemplares”.

 

La propia utilización genera investigación y víctimas del laboratorio. En un reportaje (ver videos) promocional de la marca de piensos Versele-Laga, se explica la infección de 30 individuos con salmonela para probar la eficiencia de un prebiótico incorporado en esos piensos. Los animales infectados fueron divididos en dos grupos de 15, y sólo uno recibió el pienso para comparar su evolución con el grupo “de control”. Por supuesto, todos los animales fueron finalmente víctimas de este experimento.

Extrac. Selección genética /Jesús Frare /elhogar

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores