La Paloma Quebrada

LA PALOMA QUEBRADA

Voy a hablar de la Paloma Quebrada de Cartagena, antecesora del actual Colguero Murciano. Ésta era una paloma antigua que existía en la localidad de Cartagena. Según el criterio de Rafael Buch Brage que tiene gran información y fotos de la raza, ésta era una paloma de porte mediano, más bien tirando a pequeña, fina y alargada, muy vivaracha de línea y de forma grácil, de cabeza y cuello erguidos en vuelo, de plumas pegadas al cuerpo. Se podían llevar muy bien cogidas en la mano, ya que no abultaban mucho.

 

Las pocas palomas que quedaban tenían los colores azules, azul plumas y alguna que otra blanca. La ley promulgada el año 1932 que prohibía el vuelo de las palomas buchonas fue un golpe duro para la raza, y más duro aun fue el golpe que ocasionó la suelta de Pica. Otro golpe duro para esta raza lo ocasionó la Guerra Civil. Juan Sánchez Belijar nos cuenta que, siendo él un muchacho, iba a volarlas con su padre, que se llamaba Juan Pedro Sánchez Martínez y que era conocido como Juanito el Molinero de Mula, un muy famoso criador de la raza. Juan Pedro Sánchez tenía estas aves en la finca llamada la Rivera de los Molinos, situada en la Huerta de Mula.

 

Estas palomas gustaban mucho, ya que en vuelo eran excepcionales. Tenían mucho celo, tanto que quebraban y se les venían cayendo al suelo y tenían que ir a recogerlas. También se tocaban la albardilla al hacer la postura del ángel, echaban la cabeza y el cuello hacia delante y hacia atrás como si tuvieran un tembleque, y poseían un pequeño buche colgón que tenía forma de huevo. Lo que sí está claro es que, en tiempo de los Reyes Católicos, estas aves ya se mencionaban, se volaban y se cruzaban. Hay un edicto fechado el 22 de diciembre de 1488, en el tomo 008 de la R.F.E., del año 1484 hasta el año 1499, protegiendo la raza. En la Huerta de Murcia se las solía cruzar con palomas de buche.

 

Éstas quebraban menos, pero con más buche colgón, siendo para los huertanos más espectaculares en vuelo. Alguna que otra también caía al suelo al hacer la típica «postura», de ahí que empezaran a llamarse coigueras, y más recientemente olgueras. Pero llámense como se llamen, las tres definiciones son correctas. Pero hoy en día se les debería llamar holgueras, ya que son un poco más grandes y porque quiebran menos que la primitiva quebrada. Afortunadamente, a partir de muy pocos ejemplares y dado que crían muy bien, las colgueras de hoy día podemos verlas volar por nuestros cielos, siendo triste el destino que le ha tocado a nuestra primitiva quebrada. Espero que este pequeño resumen sea de alguna utilidad para todo columbicultor. Y sin más, se despide un lector.

Pedro Pagán Díaz /Arte Avícola52/2002

*- VEAMOS UN VIDEO SOBRE EL QUEBRADO MURCIANO

Deja un comentario

Seguir

Únete a nuestros seguidores